En el Día Mundial Contra la Trata de Personas, recomendaciones a los medios de comunicación para una cobertura adecuada

El Área Trata de la Secretaría de la Mujer #Ni Una Menos, en el Día Mundial Contra la Trata de Personas, brinda a los medios de comunicación una guía con recomendaciones para el abordaje de noticias relacionadas con el delito de trata de personas.  

La Asamblea General de las Naciones Unidas instauró el día 30 de julio como Día Mundial Contra la Trata de Personas, a fin de crear mayor conciencia de la situación de las víctimas. En San Luis, la lucha contra este tipo de delitos es una política de estado que se ejecuta a través de la Secretaría de la Mujer. En el primer semestre del 2019, el Área Trata asistió a 8 personas, 7 por explotación sexual y una por explotación laboral.  

Área Trata de la Provincia de San Luis

En la asistencia que brinda a las personas víctimas del delito de trata y explotación, se destaca la primera etapa, que es la inmediatamente siguiente al rescate y posterior declaración en sede judicial, que consiste en brindarle los medios necesarios para regresar a su lugar de origen dentro del país, si así lo requiere.

Si la persona es extranjera y quiere volver a su país, se da intervención al Punto Focal Nacional, Programa Trata  de SENAF (Secretaría Nacional de Niñez Adolescencia y Familia dependiente del Ministerio de Desarrollo Social) que es el organismo encargado de repatriarla. Inter se le cubren las necesidades básicas, de alojamiento, alimentación, cuidados médicos, etc y se le facilita el traslado a Buenos Aires.

Si la persona damnificada por el delito de trata reside en la provincia o si quiere permanecer en ella, se pasa a la segunda etapa que es la restitución de derechos basada en la reconstrucción del proyecto de vida brindando asistencia integral con profesionales psicólogos, trabajadores sociales, abogados para que emprenda una vida plena de ejercicio de sus derechos vulnerados.

Es dable destacar que la trata de personas es un delito que atenta contra la libertad de decisión. Decidir qué trabajo quiere hacer, si quiere estudiar, donde vivir, etc.

Conocer la Especificidad del delito, su definición e implicancias

  • La trata de personas es un delito que constituye una profunda violación de los derechos humanos, atentando contra la libertad, la dignidad, la integridad física y psíquica de las personas y, especialmente, la de mujeres, niñas, niños, adolescentes y personas trans.
  • El delito abarca el ofrecimiento, la captación, el traslado, la recepción o acogida de personas con fines de explotación, ya sea dentro del territorio nacional, como desde o hacia otros países, sin importar que la víctima haya prestado consentimiento. En la Argentina, se trata de un delito federal.
  • La trata con fines de explotación sexual es una de las formas más extremas de violencia de género.

Utilizar términos adecuados para referir a las víctimas

  • En las coberturas sobre trata con fines de explotación sexual es preciso evitar la utilización de términos tales como “trabajadora de la noche”, “alternadora”, “copera”, “prostituta”, etc. para referir a las personas que son explotadas. Dichas expresiones esconden la naturaleza delictiva de la trata, revictimizando a las personas damnificadas por este delito. Asimismo, se debe evitar la estigmatización a través de apodos y/o sinónimos.
  • En las coberturas de casos de trata con fines de explotación laboral, se recomienda evitar utilizar el término “trabajo” para describir el sometimiento de las víctimas y, de este modo, naturalizar involuntariamente la explotación inherente a este delito.
  • En los casos que involucren a niñas y niños, es necesario suprimir la expresión “trabajo infantil” y referir siempre a “explotación laboral infantil”. Del mismo modo, la expresión “prostitución infantil” debe reemplazarse por “explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes”.

Confusión entre “trata” y “tráfico de personas”

  • Es necesario evitar confundir el tráfico con la trata de personas. Si bien muchas veces la trata de personas también incluye el tráfico, son dos delitos diferentes. Mientras que el objetivo de la trata es la explotación de la persona, el tráfico remite a la entrada irregular de personas a un territorio determinado. La precisión periodística al respecto puede contribuir a que las audiencias identifiquen dos situaciones distintas con penalidades diferentes.

Expresión “trata de blancas”

  • La expresión “trata de blancas”, término hoy en desuso y que fuera parte del lenguaje a fines de siglo XIX, promueve un enfoque discriminatorio que impide dimensionar la complejidad de este delito. Se recomienda, entonces, siempre referir a la expresión “trata de personas”.

Priorizar la protección de la identidad, el derecho a la dignidad y a la propia imagen de las víctimas

  • Se recuerda la importancia de que la cobertura informativa de casos de trata de personas proteja la identidad de las víctimas, de sus familiares y de las personas de su entorno. Se debe tener especial cuidado con la publicación de fotos, imágenes y/o audios, ya que pueden permitir identificar a las víctimas, sometiéndolas a un mayor daño.
  • A la hora de cubrir la noticia, es importante tener en cuenta que detrás de cada caso de trata de personas, existe una historia de vida y una situación de vulnerabilidad aprovechada por la organización criminal. Hay información cuya difusión mediática puede resultar perjudicial para las víctimas. Las coberturas periodísticas deben procurar distinguir claramente entre víctimas y victimarios, atendiendo además a los diferentes actores que componen la cadena de explotación, a las connivencias (políticas, policiales y judiciales) que la habilitaron y al rol que cumplen quienes pagan por tener sexo.

Realizar el chequeo de las fuentes de la información, recurrir a especialistas y respetar la reserva de información procesal

  • Es imprescindible revisar las fuentes referidas, sobre todo las oficiales, para respetar las indicaciones de reserva de información que pudieran surgir de los procesos judiciales. Asimismo, es importante tener presente la relevancia de incluir fuentes especialistas en la materia, capaces de reponer los contextos que caracterizan a los hechos de trata y brindar a las audiencias información orientada a prevenir y advertir sobre potenciales situaciones de riesgo.

Difundir información relevante sobre las modalidades más frecuentes de captación de víctimas

  • Se recomienda advertir a las audiencias sobre la modalidad más extendida de captación de víctimas de trata, que es el engaño relacionado con propuestas laborales. Es preciso informar que dichas propuestas pueden ser falsas respecto a la actividad a desarrollar y a las condiciones preestablecidas.
  • En materia de explotación sexual, resulta frecuente la utilización de publicaciones y/o propuestas, usualmente a través de las redes sociales y/o avisos clasificados, dirigidas a mujeres jóvenes, ofreciendo importantes sumas de dinero sin explicar a cambio de qué o sin exigir requisitos, solicitando fotos de cuerpo entero y/o información respecto a las características físicas.
  • Se recomienda, entonces, advertir a las audiencias sobre los riesgos relacionados con proporcionar información personal y/o enviar fotografías a personas desconocidas

Incluir en las coberturas información socialmente relevante sobre líneas de asistencia y espacios de denuncia

  • En las noticias sobre trata de personas se sugiere destacar la importancia de realizar la denuncia correspondiente en la línea telefónica 145 para promover investigaciones y el rescate de las posibles víctimas. La línea 145 es gratuita, anónima, de alcance nacional y funciona las 24 horas del día, los 365 días del año. A su vez, resulta deseable que, a lo largo de la cobertura del caso, el número 145 permanezca en pantalla de modo de que, además de servir como contexto de la noticia, esté disponible como información socialmente relevante y resulte accesible en todo momento para las audiencias.

Mantener el tema en la agenda mediática

  • Es importante mantener el tema de la trata de personas en la agenda de los medios, más allá de la ocurrencia de casos específicos. En este sentido, se recomienda promover la denuncia de sus diferentes modalidades: explotación laboral, explotación sexual, tráfico de órganos, reducción a la servidumbre. La experiencia indica que las denuncias se incrementan cuando hay campañas de sensibilización y mayor cobertura mediática.

Evitar la presentación de los casos en serie y su tratamiento como show mediático, para no banalizar la problemática de la trata de personas

  • Si bien sugerimos mantener el tema en la agenda de los medios, se recomienda evitar generalizaciones al introducir los casos de trata de personas, procurando prescindir de expresiones tales como “otro caso de…” o “un caso más de…”, ya que este tipo de fórmulas introductorias puede promover la banalización de la problemática o su incorrecta serialización. Es por ello que resulta fundamental contextualizar cada hecho, recomendándose la utilización de estadísticas oficiales para dar cuenta de la magnitud de la problemática que se está describiendo a partir del caso puntual.
  • A su vez, se recomienda que los recursos de edición que acompañan la noticia (musicalización, zooms, graphs, imágenes de alto impacto, entre otros) no banalicen la problemática ni la conviertan en motivo de espectacularización. En este sentido, es preciso evitar que los recursos de edición tiendan a destacar los aspectos más morbosos y/o escabrosos vinculados a los casos mediatizados.